Siempre había querido hacer una boda en la Capilla de los Marineros, en plena calle Pureza, en el corazón de Triana, al otro lado del río Guadalquivir, unida a Sevilla por el Puente de Triana, o puente de Isabel II.

Boda en Triana

Llegó el momento, Salvi y Rocío decidieron hacer su boda en la Capilla de los Marineros, delante de la Virgen de la Esperanza de Triana. Y no es casualidad que allí fuera, ya que Salvi es costalero de la Hermandad y casi toda la familia está vinculada a la Esperanza de Triana.

Un vestido de novia muy flamenco de Atelier Rima

Rocío, se vistió en su casa rodeada de la familia y llevó un vestido de novia muy original y flamenco, de la diseñadora lituana Rima Poceviciene.

Con una espalda con encajes preciosos, que recuerdan a lo andaluz y los orígenes de la diseñadora. Una mezcla preciosa que también se puede apreciar en las enaguas.

Salvi se vistió en la casa de sus padres, al lado de sus familiares, que lo ayudaron a ponerse elegante para luego salir en el coche de época hasta la calle Pureza.

Una novia velada

Rocío, llegó a la Capilla de los Marineros, velada y del brazo de su padre montada en coche de caballos. Entró deslumbrante a la iglesia, mientras Salvi y todos los asistentes la observaban.

Celebración en El Pino de San José

La celebración fue en El Pino de San José, muy cerca de Sevilla, un lugar precioso rodeado de jardines y patios a varias alturas que diferencian los distintos ambientes con unas luces muy cuidadas.

Catering Miguel Ángel

El catering fue de la mano de Catering Miguel Ángel. Dio un servicio espectacular.

Pedida de mano

Ya después del baile de Rocío y Salvi, sin que nadie lo esperara, apareció Jesús con un micro y se puso de rodillas delante de Carmina, hermana de Salvi, y para sorpresa de todos, sacó un anillo y le pidió matrimonio.

Luego sólo quedó celebrarlo, con bailes y alegría a tope.

Gracias chicos por contar conmigo. Sabéis que ya sois como de la familia.

SHARE THIS STORY